Uno que se creía inmune al virus del paro de golpe ve como en la cola del inem todos somos iguales.

El tema laboral para los arquitectos presenta en nuestro país un panorama escalofriante. La obra nueva en Catalunya está en mínimos y se espera que el temporal no amaine en bastantes meses.

Incluso a mi modesto entender asistiremos al frenazo de la obra pública de edificación debido a la caída de la recaudacioón de impuestos en todos los niveles de la administración.

Por cada oferta se presentan 200 candidatos. Con este panorama este humilde servidor entiende que tiene que reciclarse hacia otros mundos en los cuales su conocimiento resulte útil.

En fin que esta es la triste historia de un país que pensó que pasándose ladrillos de mano en mano y especulando con ellos, se haría rico superando a la “vieja europa”.

Vamos a ir a la Champons Lijs del paro.

Anuncios