síguenos en la nueva página.
http://re-evolutionarch.blogspot.com/2011/01/la-arquitectura-y-la-musica.html

Es un post improvisado pero relacionado con una idea que me viene con frecuencia a la cabeza.

LA DEFINICIÓN DE LA ARQUITECTURA.

Le corbusier partía de conceptos geométricos, de luz, de volúmenes en el espacio. Y tenía razón, pero creo que hay que ir más allá.

Entender la funcionalidad de esos espacios, funcionalismo puro y duro, pero NO el funcionalismo del siglo XX, sino el “funcionalismo psicológico”. Es un término que me he sacado de la manga pero que designa espacios diseñados para interactuar de forma correcta con las personas. Espacios donde las personas se sientan a gusto realizando una tarea.
Esta definición va mucho más allá de las anteriores puesto que incorpora ya las necesidades técnicas que hasta ahora se contemplaban.
Los espacios tienen que lograr ser lugares que “inviten” a estar, que faciliten el recogimiento, que podamos hacer en ellos actividades y que nuestra mente se anime en ellos a crear.

Todo esto surge de la interesante serie de Take Away Concerts de la Blogothèque en el que se invita grupos musicales a tocar en un escenario inhabitual.
Esos lugares cobran vida y se convierten en lugares arquitectónicamente vivos.

El patio de Menomena que tiene un pasillo abierto a la calle permite al público asomarse al interior y “ver” que sucede en su interior, mientras los músicos se sienten recogidos en él por si forma y su acústica.

El ascensor de Arcade Fire es otra provocación donde se lleva a los límites la arquitectura. Aquí se busca la compresión espacial y sonora. Tensionando así se logra comprobar la cohesión de un grupo hasta sus límites. Pienso que superan la prueba.

El espacio de la tienda de muñecas antiguas es deliberadamente íntimo y frágil, totalmente acorde con la música que despliegan The Antlers en su actuación.

Por cierto, a disfrutar de la música:)

Anuncios